Aunque oficialmente ya sea otoño todavía hace calor, así que no quería dejar de compartir con vosotros este delicioso semifrío que es sencillísimo de hacer y aún más de comer 🙂

¡A disfrutarlo!
 

 
Tiempo de preparación: 40 min. + congelación
Ingredientes (Para 8-10 personas):

1 disco de bizcocho de 1 cm de alto y 18 cm. de diámetro
Para el semifrío de queso:
300 g de queso fresco tipo requesón, mató o ricotta
3 hojas de gelatina neutra
1 cucharada de azúcar vainillado
75 g de azúcar
100 ml de nata para montar
2 cucharadas de agua
Para la gelatina de frutos rojos:
150 g de frambuesas
150 g de fresones pequeños
3 hojas de gelatina neutra
1/2 limón
100 g de azúcar
Para decorar:
200 g de frutos rojos variados

1 Para la gelatina: Remojar la gelatina en agua fría 5 minutos. Verter el agua en un cazo, añadir el azúcar y cocer un par de minutos. Agregar la gelatina y remover. Limpiar los frutos rojos y triturarlos con el zumo de limón. Colar y mezclar con el almíbar.

2 Para el semifrío: Verter el queso, el azúcar, el azúcar vainillado en un recipiente y batir con unas varillas eléctricas 2 minutos. En un cazo calentar las láminas de gelatina, previamente remojadas en agua fría y escurridas, con 2 cucharadas de agua hasta que se disuelvan. Mezclar con 2 cucharadas de la mezcla de queso y luego con el resto. Montar las nata hasta que tenga consistencia espesa y agregarla a la mezcla anterior.

3 Colocar el bizcocho en la base de un molde desmontable de unos 18 cm., cubrir con la mitad del semifrío de queso y después con la mitad de gelatina de frutos rojos. Dejar enfriar unos 20 minutos en la nevera y repetir la operación. Dejar en el congelador un mínimo de 4 horas. Desmoldar y terminar con frutos rojos frescos variados.

 

 

es tiempo de_16488