Ingredientes (Para 6 personas):

3 yemas de huevo

200 ml de nata para montar

30 g de azúcar

125 g de chocolate del 70% de cacao

½ barra de pan

6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

1 cucharadita de escamas de sal

Preparación:

1 – Verter la nata en un cazo y llevar a ebullición. Batir las yemas con el azúcar y

agregar la nata hirviendo. Remover, verter todo de nuevo en el cazo y cocer a fuego

suave un par de minutos sin dejar de remover.

2 – Retirar del fuego, agregarle el chocolate troceado y remover hasta que se funda.

Verter en un recipiente no muy grande. Dejar entibiar y reservar en la nevera un par de

horas como mínimo.

3 – Cortar el pan en rebanadas finísimas, disponerlas en una placa de horno y pintarlas

con parte del aceite de oliva. Tostarlas en el horno, precalentado a 200ºC, durante 5

minutos hasta que estén doradas.

4 –  En el momento de servir el postre, formar “quenelles” (pequeñas bolas alargadas)

con la mezcla de chocolate con la ayuda de una cuchara caliente y colocarlas sobre

platos, un poco separadas entre sí. Apoyar detrás de cada una tostada de pan y

terminar decorando con unas escamas de sal y aceite de oliva sobre el plato.

 

PAN CON CHOCOLATE