Tiempo de preparación: 35 min. + congelación
Ingredientes (Para 4-6 personas):

2 yemas de huevo
50 g de azúcar glas
250 ml de leche
150 ml de nata para montar
1 vaina de vainilla
100 g de chocolate negro amargo de buena calidad
30 g de crocanti de almendra

1 Batir las yemas con el azúcar y la leche en un cuenco con la ayuda de unas varillas, verterlo en un cazo con la vaina de vainilla abierta a lo largo y cocinar unos 3 minutos a fuego medio sin dejar de remover (no debe llegar a hervir).  Retirar del fuego y separar en 2 partes iguales.

2 Trocear la mitad del chocolate, agregarlo a una de la 2 partes y remover lentamente hasta que se funda por completo. Dejar enfriar y repartir la nata a partes iguales en las dos mezclas. Verter la crema de vainilla en una heladora y accionar hasta que el helado tenga consistencia. Reservar en el congelador. Repetir la operación con el de chocolate.

3 Cuando empiece a tomar textura añadir el resto del chocolate troceado. Repartir los helados cremosos en vasitos por capas, poner un palo en el centro de cada uno y congelar un par de horas más antes de servir. Para desmoldar calentar un poco el vaso con las manos o agua caliente. Decorar con un poco de crocanti.

 

 

 

es tiempo de_16420 1

 

Podéis encontrar ésta y otras deliciosas recetas en la revista POSTRES de Lecturas.

Photo by Xabier Mendiola

Stylist :Ceci Colomer

Cooking: Amanda Laporte